top of page

¿QUÉ ES EMDR?




EMDR, esa técnica de nombre tan enigmático, es un modelo de tratamiento que utilizamos en psicología para abordar el trabajo con el pasado traumático de los pacientes.


Entendiendo que cada proceso terapéutico es un mundo, porque cada persona estamos hechas de un conjunto de elementos únicos: recuerdos, experiencias, formas de relacionarnos y de adaptarnos a o que nos sucede, y estamos influidos además por todo aquello que además les ha sucedido a las personas que nos rodean desde que nacimos. Todo ello, forma un engranaje de patrones, formas de pensar y de ver y sentir el mundo, que nos llevan a una configuración única e individual.


A veces, sufrimos sin saber de donde viene ese sufrimiento. O más o menos lo intuimos pero no sabemos cómo resolverlo. Queremos cambiar, pero hay una fuerza que no sabemos de donde viene que nos impide estar mejor.


Esto ocurre, porque nuestro mundo interno se ha organizado de una manera que a veces nos hace tener síntomas: una ansiedad excesiva, tendencia a las adicciones, bloqueos, una gestión inadecuada de las emociones, dolencias físicas sin explicación médica, o dificultad para relacionarnos de una manera sana. Todo esto es lo que nos hace ir a terapia. Ocurre a un nivel emocional, muchas veces no consciente. Funcionamos desde un sistema de creencias y patrones automáticos que no entendemos de donde viene. ¿Te suena la sensación de pegarte una u otra vez contra el mismo muro?


Y cuando llegamos a terapia, al indagar en el conjunto de experiencias y sucesos, nos encontramos con la realidad de haber vivido situaciones que podríamos catalogar como traumáticas. Algunas más evidentes, como situaciones de abuso y maltrato, y otras, más sutiles y difíciles de identificar pero que repetidas una y mil veces forman un trauma complejo. Como la suma de todas aquellas veces en las que te repitieron un mismo mensaje, o en que dejaron de tratarte como necesitabas que te tratasen.


Y ahora te preguntarás…¿Qué tiene de especial la técnica EMDR? ¿Cómo puede ayudarte a curar esas heridas traumáticas y a que consigas modificar esos patrones que tanto daño te hacen desde hace tiempo?


EMDR son las siglas de Desensibilización y Reprocesamiento a través de Movimientos Oculares. Nombrado así es posible que hasta te de miedo leerlo, porque suena extraño, pero tiene su sentido, como ahora verás.


Un día, hace unas cuantas décadas, una psicóloga norteamericana llamada Francine Shapiro, descubrió de forma casual que moviendo los ojos de lado a lado disminuía su nivel de malestar ante los pensamientos negativos. A partir de ahí, comenzó a investigar, y desarrolló el modelo de tratamiento de EMDR.



La técnica consiste básicamente en exponer en imaginación al paciente a una diana concreta que puede ser un recuerdo traumático, un pensamiento o sensación que genere malestar, y a partir de ahí estimular mediante movimientos oculares laterales, sonidos alternos, o estimulación táctil bilateral. Mediante esta estimulación, movilizamos los canales de memoria, y comienzan a colocarse, a integrarse los recuerdos, las emociones, los pensamientos y las sensaciones a nivel interno. Además, el malestar y la ansiedad se van reduciendo progresivamente.


La técnica se aplica mediante unos protocolos específicos, y dentro de un modelo de intervención complejo y muy estudiado, en el que se utilizan otros tipos de intervenciones de forma alterna, y que van variando en función de la evolución de la terapia. Se puede aplicar a muchos tipos de problemática: ansiedad, problemas psicosomáticos, trauma, depresión, trastornos alimentarios, TOC, adicciones, duelos, en problemas en las relaciones. En gran medida, el modelo de EMDR es una manera de entender la psique humana, y se trabaja desde la globalidad de los conflictos emocionales de las personas.


Dicho de manera que se entienda. La técnica EMDR es algo así como emprender un viaje por el mundo interior (de la mano del terapeuta), con el objetivo de desbloquear y ordenar todos esos contenidos que nos hacen estar mal. Activamos la capacidad de curación de la mente.


Parece magia, pero no lo es... EMDR es un procedimiento complejo que requiere de un proceso previo de evaluación, un diseño estratégico de como será la intervención, una estabilización previa y preparación, y la aplicación de diferentes protocolos que se van adaptando al nivel de tolerancia del paciente, y a sus características singulares e únicas. Cuando emprendemos un viaje, podemos encontrarnos con aventuras, obstáculos, dificultades…y necesitamos movernos en un marco de seguridad, con un piloto que sepa qué hacer en cada momento, y en el que podamos confiar.


No es un viaje fácil, pero merece la pena llegar al destino. Y más cuando lo haces habiéndote descargado de un montón de mochilas pesadas, sintiendo la espalda bien fuerte, y con la capacidad de poder mirar el mundo como un lugar mucho más amable.


60 visualizaciones0 comentarios
bottom of page